A Karen Lorca de chica la marcó la creatividad con la ropa. A los 7 años modificaba las prendas de su mamá sin que ella lo supiera y con pedazos de tela se hacía su ropa, además cosía a mano y fue alimentando su capacidad innata en cuanto al diseño y la confección.

Con el pasar de los años, esa niña se hizo mujer y se perfeccionó en cursos, capacitaciones, y vestidos de fiesta. “Siempre mis profesores me decían que yo ya tenía un talento innato, pero no me lo creí”, expresó la propietaria de By Giselle. 

En diálogo con San Luis VIP, Karen recordó algunas anécdotas entre ellas que su suegro hace un tiempo le regaló su primera máquina de coser y con eso bastó para empezar. “Hice mis primeras clientas y comencé a hacer vestidos de fiesta y sastrería. Sin dudas es algo que me fascina y me apasiona”, expresó Karen, quien aseguró que “hay momentos de la vida en que un vestido juega un rol muy importante”.

El vestido comprado y el diseñado

“Un vestido comprado no te queda perfecto, si lo haces a medida no habrá detalles ni dificultades es para tu cuerpo, eso es lo bueno del diseño”, dijo Karen y agregó que: “el diseñador asesora para que lo que soñaste se haga realidad”.

“No soy de seguir la moda”

Con mucha seguridad y en simples palabras, la diseñadora puntana explicó, “no soy de la tendencia de seguir la moda, cada una tiene su propia tendencia, hay cosas que me gustan de los años ’60, aunque para algunos paso de moda, pero es algo que cada uno puede hacerlo vigente marcando su propio estilo”.