Tomas Saraceno, es conocido a nivel mundial por sus originales trabajos que incluyen variados elementos que van desde esferas y creaciones de nubes, hasta jardines voladores, telarañas gigantes y viviendas futuristas. Saraceno pasó gran parte de su infancia y adolescencia en San Luis. Fue al Colegio Nacional y a la Normal Mixta. Hoy es uno de los 5 artistas más influyentes en su estilo a nivel mundial.

 

Saraceno, llegó este miércoles a San Luis con la intención de realizar algunos de sus trabajos, utilizando de fondo los paisajes puntanos. Según expresó, la idea es exponerlos a través de fotografías y videos, en el Palais de Tokyo (Paris). Se trata de un “exquisito” edificio, diseñado para la Exposición Internacional de Arte y Tecnología que alberga obras de arte contemporáneo vanguardistas, así como exposiciones, conciertos, charlas y otros eventos. Saraceno montará su muestra en este lugar, en octubre de 2018.

Tomás vivió muchos años en el Pasaje Juan W. Gez a metros de calle Ituzaingo. Aún tiene contacto con algunos de sus compañeros de la secundaria.

Saraceno asegura ser un enamorado de San Luis. “Cada vez que puedo, viajo para quedarme unos días. Mis padres tienen campo en la zona de El Durazno”, comentó.

Finalmente el artista con raíces puntanas, dijo que pasará año nuevo en San Luis y luego viajará al exterior para continuar con sus compromisos laborales.

 

Una visita de lujo

“Sin dudas para nosotros es un verdadero placer contar con la presencia de este gran artista”, dijo Silvia Rapisarda, Jefa del Programa Cultura, quien adelantó que Saraceno recorrerá durante 3 días diferentes localidades donde plasmará su trabajo para luego exponerlo a nivel mundial.

Sobre el artista

Nació en Tucumán en 1973, pero pasó la mayor parte de su infancia en Italia, donde sus padres se exiliaron en los tiempos de gobierno militar.

Se graduó de arquitecto en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y ha sido asistente de Olafur Eliasson y alumno en la Universidad de Venecia.

Cuando estudiaba arquitectura, quedó deslumbrado con las propuestas de Gyula Kosice, un artista de familia húngara, nacido en Kosice, Checoslovaquia, pero radicado en Argentina desde niño, quien fue un pionero del arte cinético, lumínico e hídrico, y miembro fundador del Movimiento Madí.

Si uno intenta situar la obra de Tomás Saraceno en el contexto del arte argentino o latinoamericano, surgen inmediatamente algunas referencias importantes, como por ejemplo: la nave colgada de globos del visionario Xul Solar (Vuel Villa, 1936) o las esculturas de metal que León Ferrari hacía en los inicios de la década de los sesenta y que eran, para la crítica brasileña Aracy Amaral, como “dibujos en el espacio que tienen casi más luz que cuerpo, como un estallido de centellas”.

En la última década, el artista y su estudio fueron pioneros en el estudio de telarañas inventando métodos revolucionarios que han permitido expandir continuamente los horizontes de la investigación artística y científica. Con un sistema de láser capaz de reconstruir digitalmente complejas telarañas tridimensionales, varias instituciones de investigación como el Massachusetts Institute of Technology, el Max Planck Institute Department of Collective Behaviour y las instituciones del Exhibition Road Cultural Group, entre ellas el Imperial College, el Museo de Historia Nacional y las Serpentine Galleries de Londres, han trabajado junto al artista y su estudio para profundizar su investigación y desarrollo, estableciendo así un novedoso cruce entre el arte y la ciencia. El estudio del artista alberga la colección más grande de telarañas tridimensionales, con el foco de atención puesto en una serie de experimentos y sesiones interdisciplinarias que van de conciertos ajam sessionscon la participación de músicos y diferentes especies de arácnidos.