*

Hace 36 años Gema Rosales nació en el departamento Belgrano, en la localidad de Represa del Carmen. Su infancia transcurrió en una familia rural, sana y feliz; con el paso del tiempo descubrió que su cuerpo no concordaba con lo que ella sentía en su corazón y su mente.

Actualmente Gema Rosales se desempeña como jefa del área de Diversidad de Género, del Gobierno de la Provincia, dependiente del Programa Protección y Justicia en los Derechos de la Mujer, de la Secretaria de la Mujer, Ni Una Menos.

En un encuentro con San Luis VIP, la conocida luchadora por los derechos humanos, y en especial el de sus pares del colectivo LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transeuales), a nivel nacional y provincial, compartió vivencias y conceptos acerca de su vida y la sociedad.

Su infancia

Gema comentó que desde que nació siempre se sintió mujer, “desde que tengo uso de razón, siempre fue mi inclinación a lo femenino. Primero no sabía que me pasaba, mi cuerpo no correspondía con lo que sentía y en la adolescencia descubrí más sobre la sexualidad y empecé a entender, con el paso de los años y la adolescencia lo que sentía”.

Su trabajo en la comunidad

Gema Rosales se desempeñó en instituciones públicas y privadas; en la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgénero de Argentina de San Luis (ATTTA), trascendió a nivel nacional por la defensa incansable de los derechos y la igualdad, también trabajó en el Ministerio de Inclusión Social.

Actualmente cada mañana Gema va a su oficina en Terrazas del Portezuelo, sede del gobierno Provincial, a través del área Diversidad de Género trabaja en la implementación de políticas de diversidad sexual e identidad de género, “ ya sea cualquier género, no solo por definición sexual, trans, sino género masculino y femenino”, afirmó.

Rosales explicó que esto es fruto de un arduo trabajo que desde hace años realiza en la organizaciones civiles, “San Luis es la segunda provincia en crear un área como ésta, tener un espacio para llevar adelante políticas publicas concretas sobre diversidad sexual, discriminación, crímenes de odio, permite a la sociedad crecer en avanzar en la diversidad e igualdad de derechos”.

Leyes de igualdad

Gema habló acerca de la implementación de las Leyes de Matrimonio Igualitario e Identidad de Género, “no cambió casi nada, solo un 20%. Para que estas leyes funcionen, tienen que respetarse en su totalidad, tanto por las personas como por las instituciones, públicas y privadas:

En todo el país seguimos sin acceso a la salud y el trabajo, no es el caso de San Luis que es una de las provincias donde la inclusión social nos ha dado oportunidades. Lamentablemente hay provincias donde sigue la persecución policial, las siguen coimeando y matando, la policía sigue ejerciendo y teniendo la caja chica (como les llamamos) de las coimas en el trabajo sexual”.

Leyes de igualdad impulsadas a nivel nacional

Refiriéndose a las leyes de igualdad impulsadas a nivel nacional dijo que: “fue todo una mentira, una bandera que nos mostraron tras la cual se escondía la verdadera realidad. Las leyes de Identidad de Género y de Matrimonio Igualitario fueron un ejemplo para el mundo, pero no se aplican. Aprobaron esas leyes y dijeron todos tienen los derechos y son respetados y no es así, seguimos con los crímenes de odio, las golpizas y la violencia institucional por parte de los gobiernos provinciales y municipales”.

Tema tabú

Gema creció en el seno de una familia católica, “fui monaguillo, casi ingresé al seminario, y después la iglesia me decepcionó, no me contuvo en mi adolescencia, en mi despertar sexual y fui excluida, así termine en una iglesia evangélica y también fui excluida al buscar contención. El tema era que no tenía información, no sabía que me pasaba ni que hacer.

En la actualidad hay más información y esto hace que este tema sea menos tabú. Todas las personas tienen que saber que tienen derechos y sentirse libres de elegir a ser él o ella, que no les importe que les digan los demás ni la familia ni la sociedad”.

Exclusión

Al referirse a las distintas etapas de su vida indicó que: “la vida de una persona trans no es fácil. O te excluyen o te vas porque no encajas en la familia,  así terminas en situaciones límites como el trabajo sexual donde salís y no sabes si volvés a tu casa. 

En mi vida pase muchas cosas feas, pero nunca me recriminé el haber elegido este camino. No retrocedería nunca ni en mi pensamiento. Soy feliz con el camino que elegí y voy a seguir siéndolo por el resto de mis días, por eso no me arrepiento de nada, los errores más que errores fueron vivencias, que me permitieron sobrevivir”.

Discriminación en un local bailable

Gema hace un año vivió un tema de discriminación en un local bailable en San Luis. Siempre luché por los derechos de mis compañeras que no las dejaban entrar a algunos lugares”. Fue tan triste ese momento, era el cumpleaños de mi hermana, sentí mucha impotencia, no me dejaron entrar por mi condición, aunque ya tenía mi DNI. Me puse mal, por el mal momento que pasamos todos. Me preguntaba que hice, porque prohibirme andar libremente, fue así que el dueño de ese lugar después se contactó conmigo y me explicó todo.

La realidad es que tienen mal manejo muchos dueños de comercios y locales bailables metiendo a todas las personas en la misma bolsa.

Cambio social y cultural

Respecto a los cambios en la sociedad para una comunidad más integradora e igualitaria Gema remarcó, “apuesto a San Luis porque lo amo, la sociedad la vamos a cambiar de a poco, es un cambio cultural y social, acá podemos transitar libremente y no ser agredidas como pasa en provincias como San Juan, entre otras, donde te pegan insultan y maltratan”.

“En San Luis por suerte y gracias a la visibilidad de la población trans, logramos ese respeto que nos hará crecer como sociedad”.

Visibilidad

Finalmente tras una charla que recorrió un sinfín de emociones, Gema se refirió a la palabra ´visibilidad’ que tiene un protagonismo especial en el colectivo LGBT y en especial en la comunidad trans, “El hacerte visible te ayuda. Hace 13 o 15 años atrás mi vida era levantarme, salir a la noche en un taxi, ir a la zona roja a trabajar y volver a mi casa en el taxi, solo eso, no existía y la sociedad no nos veía en el día porque trabajamos en la noche.

La gente no estaba acostumbrada a vernos. Creo que lo que cambió la sociedad de San Luis fue el Plan de inclusión social. En aquel tiempo no había trabajo, no había planes, no había nada… a partir del plan que implemento el actual gobernador Alberto Rodríguez Saá, nos hicimos visibles. Teníamos que ir a las parcelas y más allá que costó y muchas abandonaron, fue un gran cambio. Ahí nos empezamos a visibilizar y la sociedad se fue acostumbrando a vernos.

“Hoy, muchas de nosotras, ocupamos lugares en instituciones públicas y privadas y puedo asegurarles que todo es mucho más simple”…

Antes de dar por concluida la charla con San Luis VIP, Gema Rosales, habló de sus sueños y expresó que su anhelo más grande, es adoptar un niño.

Nota: Fernando Romero // San Luis VIP